Escudo Asoc2

Artículos de Interés

Saborear ya en la tierra las cosas del Cielo

User Rating: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

¿Qué sería del alma católica si formara parte de una Iglesia carente de liturgia? Es a través de la pompa de los ritos sagrados por donde la voz de la gracia se hace oír, suave y materna, como diciendo: “Hijo mío, ven a degustar un poco lo que es el Cielo”...

Durante los dos mil años de su militante, victoriosa e inmortal existencia, la Santa Iglesia siempre ha sido y será un vivísimo reflejo del esplendor de Dios. Fecundada por la preciosa sangre del Redentor, fue fundada con vistas a hacer que el Cielo y la tierra, al unísono, rindieran al Creador un único cántico de alabanza.

Consciente de ese papel de madre, educadora y reina de las naciones, la Esposa de Cristo se esmeró en manifestar su pulcra grandeza en las catedrales; su atrayente piedad en las imágenes y pinturas sacras; su majestad luminosa y multiforme en los vitrales. Sin embargo, todo esto sólo exterioriza una belleza estática. Dichos elementos, sin duda, cautivan el espíritu del fiel que a ellos se acerca, pero únicamente son figuras y enunciados que apuntan a una realidad mucho más alta.

¿Qué realidad es esta?

Para explicarla, imaginemos que le fuera dado a alguien la dádiva de hacer una visita al Paraíso celestial. Al llegar, podría encontrar los espléndidos palacios de los santos; jardines dotados de singularísima variedad de flores y perfumes, superando todo cuanto la tierra ya ha dado en su plenitud; o bien, mares tranquilos y límpidos, más parecidos a zafiros derretidos. No obstante, si todo este fascinante conjunto de sublimidades estuviera desierto, exento de cualquier vida, movimiento y sonido, ¿Acaso sería completa la alegría de ese visitante?

Así también sería el alma católica si formara parte de una Iglesia desprovista de liturgia, porque es a través de la pompa propia a los ritos sagrados por donde la voz de la gracia se hace oír, suave y materna, como diciendo: “Hijo mío, ven a degustar un poco lo que es el Cielo”...

Sea en la armonía ora suave, ora grave, ora gloriosa de las músicas; sea en la sacralidad compasada de los movimientos del celebrante y de los que sirven al altar; sea en el humo perfumado del incienso que se eleva lleno de nobleza, como la oración del justo a Dios; sea, por fin, en la belleza tantas veces arrebatadora de los objetos sagrados, la liturgia está hecha para que el hombre olvide momentáneamente la pequeñez de la vida cotidiana y se adentre en la atmósfera celestial para la que ha sido creado. 

“Al Señor victorioso le corresponde toda gloria”,(1) rezamos en el Oficio Divino. La dignidad y la riqueza de los ritos y los ornamentos litúrgicos no reflejan opulencia u ostentación, sino el deseo de glorificar a nuestro Padre y Creador. Ese anhelo debe estar presente tanto en una ceremonia pontificia como en la más modesta de las celebraciones eucarísticas, porque todas ellas constituyen para el católico el aliento para el alma, seguridad para sus pasos y vigor para su vida.

La liturgia también podría ser vista, de modo análogo, como una repetición de aquellas inefables conversaciones que Dios mantenía con el hombre en el paraíso terrenal “a la hora de la brisa” (Gén 3, 8), antes de su horrible caída. Al participar en ella el fiel puede probar y ver la suavidad del Señor, conocer de alguna forma al Dios sumamente bello, a quien sirve, y convivir con el Padre indescriptiblemente bueno que, ya en la tierra, nos da a saborear las cosas del Cielo. 

 

  Hna. Mariana de Oliveira, EP

 

Fuente: Revista "Heraldos del Evangelio", No. 168. Julio 2017. Pags. 50-51

-----------------------------------------------------------------------

1 4.ª SEMANA DEL SALTERIO. Himno del Oficio de Lecturas. In: COMISSÃO EPISCOPAL DE TEXTOS LITÚRGICOS. Liturgia das Horas. Petrópolis: Vozes; Pauli-nas; Paulus; Ave Maria, 2000, v. III, p. 1033.

 

SI DESEA LEER MAS ARTÍCULOS PUEDE DESCARGAR SU REVISTA AQUI

 

Aprobacin

Donacion

Inscribete2

Recen2

© 2016 Heraldos del Evangelio Argentina. All Rights Reserved. Designed By www.studioluckyrabbit.com

SiteLock