Escudo Asoc2

Evangelio del Día

Lecturas

Tiempo DTE el año - Semana III - Ciclo B - Viernes III

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

…Llamó a los que quiso…

Lectura del primer libro de Samuel 24, 3-21

Saúl reunió a tres mil hombres seleccionados entre todo Israel y partió en busca de David y sus hombres, hacia las Peñas de las Cabras salvajes. Al llegar a los corrales de ovejas que están junto al camino, donde había una cueva, Saúl entró a hacer sus necesidades. En el fondo de la cueva, estaban sentados David y sus hombres. Ellos le dijeron: «Este es el día en que el Señor te dice: “Yo pongo a tu enemigo en tus manos; tú lo tratarás como mejor te parezca”.»

Entonces David se levantó y cortó sigilosamente el borde del manto de Saúl. Pero después le remordió la conciencia, por haber cortado el borde del manto de Saúl, y dijo a sus hombres: « ¡Dios me libre de hacer semejante cosa a mi señor, el ungido del Señor! ¡No extenderé mi mano contra él, porque es el ungido del Señor!» Con estas palabras, David retuvo a sus hombres y no dejó que se abalanzaran sobre Saúl. Así Saúl abandonó la cueva y siguió su camino.

Después de esto, David se levantó, salió de la cueva y gritó detrás de Saúl: « ¡Mi señor, el rey!» Saúl miró hacia atrás, y David, inclinándose con el rostro en tierra, se postró y le dijo: « ¿Por qué haces caso a los rumores de la gente, cuando dicen que David busca tu ruina? Hoy has visto con tus propios ojos que el Señor te puso en mis manos dentro de la cueva. Aquí se habló de matarte, pero yo tuve compasión de ti y dije: “No extenderé mi mano contra mi señor, porque es el ungido del Señor”.

¡Mira, padre mío, sí, mira en mi mano el borde de tu manto! Si yo corté el borde de tu manto y no te maté, tienes que comprender que no hay en mí ni perfidia ni rebeldía, y que no he pecado contra ti. ¡Eres tú el que me acechas para quitarme la vida! Que el Señor juzgue entre tú y yo, y que él me vengue de ti. Pero mi mano no se alzará contra ti.

“La maldad engendra maldad”, dice el viejo refrán. Pero yo no alzaré mi mano contra ti. ¿Detrás de quién ha salido el rey de Israel? ¿A quién estás persiguiendo? ¡A un perro muerto! ¡A una pulga! ¡Que el Señor sea el árbitro y juzgue entre tú y yo; que él examine y defienda mi causa, y me haga justicia, librándome de tu mano!»

Cuando David terminó de dirigir estas palabras a Saúl, este exclamó: « ¿No es esa tu voz, hijo mío, David?», y prorrumpió en sollozos. Luego dijo a David: «La justicia está de tu parte, no de la mía. Porque tú me has tratado bien y yo te he tratado mal. Hoy sí que has demostrado tu bondad para conmigo, porque el Señor me puso en tus manos y tú no me mataste. Cuando alguien encuentra a su enemigo, ¿lo deja seguir su camino tranquilamente? ¡Que el Señor te recompense por el bien que me has hecho hoy! Ahora sé muy bien que tú serás rey y que la realeza sobre Israel se mantendrá firme en tus manos.»

Palabra de Dios.

SALMO Sal 56, 2. 3-4. 6 y 11 (R.: 2a)

R. Ten piedad de mí, Dios mío, ten piedad.

Ten piedad de mí, Dios mío, ten piedad,

porque mi alma se refugia en ti;

yo me refugio a la sombra de tus alas

hasta que pase la desgracia. R.

Invocaré a Dios, el Altísimo,

al Dios que lo hace todo por mí:

él me enviará la salvación desde el cielo

y humillará a los que me atacan.

¡Que Dios envíe su amor y su fidelidad! R.

¡Levántate, Dios, por encima del cielo,

y que tu gloria cubra toda la tierra!

Porque tu misericordia se eleva hasta el cielo,

y tu fidelidad hasta las nubes. R.

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 3, 13-19

Jesús subió a la montaña y llamó a su lado a los que quiso. Ellos fueron hacia él, y Jesús instituyó a doce para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar con el poder de expulsar a los demonios.

Así instituyó a los Doce: Simón, al que puso el sobrenombre de Pedro; Santiago, hijo de Zebedeo, y Juan, hermano de Santiago, a los que dio el nombre de Boanerges, es decir, hijos del trueno; luego, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Tadeo, Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó.

Palabra del Señor.

Evangelio del día

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana IV - Ciclo B - Miércoles IV

Un profeta es despreciado sólo en su pueblo Lectura del segundo libro de Samuel2 Sam 24, 2.9-17 En aquellos días, el rey David ordenó a Joab y a los jefes del ejército qu...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana IV - Ciclo B - Martes IV

Tu fe te ha salvado Lectura del segundo libro de Samuel 18, 9-10. 14ab. 24-26. 31-32 – 19, 1 Absalón se encontró frente a los servidores de David. Iba montado en un mulo, y este ...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana IV - Ciclo B - Lunes IV

Espíritu inmundo sal de este hombre Lectura de la segunda carta de Samuel 2 Sam 15,13-14.30; 16, 5-13 En aquellos días, uno llevó esta noticia a David: “Los israelita...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana IV - Ciclo B - Domingo IV

…Tiene autoridad… PRIMERA LECTURA Lectura del Libro del Deuteronomio 18,15-20 Habló Moisés al pueblo diciendo: El Señor, tu Dios, te suscitará un profeta c...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana III - Ciclo B - Sábado III

¡Es un exaltado! Lectura del segundo libro de Samuel 1, 1-4. 11-12. 17. 19. 23-27 Después de la muerte de Saúl, David volvió de derrotar a los amalecitas y permaneci&oacut...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana III - Ciclo B - Viernes III

…Llamó a los que quiso… Lectura del primer libro de Samuel 24, 3-21 Saúl reunió a tres mil hombres seleccionados entre todo Israel y partió en busca de Davi...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana III - Ciclo B - Jueves III

…Tú eres el Hijo de Dios… Lectura del primer libro de Samuel 18, 6-9; 19, 1-7 Al regresar de la batalla, después que David derrotó al filisteo, las mujeres de toda...

Leer más

Aprobacin

Donacion

Inscribete2

Recen2

© 2016 Heraldos del Evangelio Argentina. All Rights Reserved. Designed By www.studioluckyrabbit.com

SiteLock