Escudo Asoc2

Noticias

Noticias

Tags:

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

Los evangelios nada nos traen sobre su figura. Muchos videntes transmitieron lo que contemplaron. Pero, difícil es describir a quien, dotado de todas las cualidades humanas, era inconcebiblemente bello.

 

Desde los primeros tiempos de la era cristiana los hombres bregaban en imaginar cómo habrá sido la figura personal de Nuestro Señor Jesucristo. Su porte, su caminar, su fisonomía, su mirada, su voz.

Lo que se tenía, y también hoy, son meras conjeturas. Incontables son las formas en que ha sido representado Jesús a lo largo de estos veinte siglos del Cristianismo. Ninguna puede considerarse la original. En aquellos tiempos no era permitido hacer cuadros o esculturas, la ley se lo impedía a los judíos por temor a la idolatría.

Los Evangelios nada nos traen sobre su figura. Todo nos viene a través del arte y de la literatura. Jesús naciendo, enseñando, curando, expulsando demonios, calmando las aguas, transfigurado, flagelado, en la Cruz, resucitado, ascendiendo a los Cielos.

Muchos videntes transmitieron lo que contemplaron. Pero, difícil es describir a quien, dotado de todas las cualidades humanas, era inconcebiblemente bello. Las multitudes iban detrás de Él, su atractivo era avasallador. El Salmo 44 lo describe como “el más hermoso de los hijos de los hombres”. Estas consideraciones nos llevan a imaginar y admirar la figura Divina del Hijo de Dios hecho hombre.

El arte lo representó acentuando sea su dulzura, sus momentos de oración, en el dolor. Tantas maravillas tiene el Señor Jesús que se hace imposible reconstruir su personalidad.

Vestía como todos sus compatriotas, ajeno a la ostentación pero sin desaliño, nunca como la afectación de los fariseos. Con su túnica, obra de manos de su Santísima Madre, a la cintura una sencilla correa. Su manto adornado en los extremos con borlas como mandaba el Deuteronomio y, en sus pies, unas simples sandalias.

Dice el conocido comentarista de los Evangelios, Fillion, que “era dotado de un privilegio único: el de ser extraordinariamente santo, extraordinariamente puro, pues el Espíritu Santo mismo lo había formado en el seno de la Virgen”. Otros escritores afirman su parecido con su Santísima Madre.
Sus sagradas manos son las que más los Evangelios nos presentan, si bien que no las describen. Cuando acariciaba a los niños que le presentaban, cuando distribuye el pan, manos que tocan y curan, manos que hacen un látigo para expulsar los vendedores del templo, que paran la tempestad, que lavan los pies de los apóstoles, que levantan el cáliz en la Última Cena. Manos... que acaban clavadas en la cruz.

Las multitudes se admiraban de sus palabras, “todo el pueblo le oía pendiente de sus labios” pues “jamás hombre alguno ha hablado como este hombre”. Cuando Pedro trata de disuadirle de la Pasión, lo increpa: “Apártate de mí, Satanás”. Al recriminar la hipocresía farisaica de “raza de víboras”. Sus palabras tienen la fuerza de exhortar indicando el camino: “Quien quiera venir en pos de mí, tome su cruz y sígame”. O expresan dolor al decir: “¡Jerusalén, Jerusalén!... ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido!” En el Huerto de los Olivos al responder “Ego sum” (Yo soy), haciendo caer por tierra a los alguaciles. En su agonía en la Cruz responde a la súplica del ladrón: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”. Su voz tenía todos los timbres y tonalidades.

Sobre su sagrado rostro es de lo que los Evangelios menos nos relatan. San Agustín confesaba: “Ignoramos por completo cómo era su rostro”. Mismo teniendo la reliquia de la Sábana Santa de Turín, en la que se refleja el rostro de Jesús; así como también el Velo de la Verónica, la mujer que enjugó su rostro en el camino al Calvario; se hace difícil considerar cómo era la fisonomía de Jesús.

De la mirada del Salvador tantos momentos nos relatan los evangelios. Cuando vio por primera vez a Simón: “Tú, te llamarás Cefas”. Al joven rico que invitaba a seguirle: “Fijando su mirada en él, le amó”. Cuando el Sermón la Montaña: “Alzando los ojos a sus discípulos decía: ‘bienaventurados...’”. Al curar a quien tenía la mano paralizada en sábado: “Mirándoles con ira (a los fariseos), apenado por la dureza de su corazón”. Al sentir que alguien lo había tocado, “miraba a su alrededor para descubrir a la que lo había hecho”, pone sus ojos bondadosos sobre la hemorroísa, recién curada. Los vendedores que profanaban el templo huyen ante el celo ardiente que chispea de sus ojos y de su boca, “no hagáis de la casa de mi Padre una cueva de bandidos”.

Eran miradas de bondad, de misericordia, tristes, dulces, hasta de santa cólera. Memorable fue al cruzarse con San Pedro que lo había traicionado, lo miró y el Príncipe de los Apóstoles comenzó a llorar de arrepentimiento; mirada que expresaba palabras de perdón. Destacadamente célebre fue, sin duda, cuando cruzó su mirada con la de su Santísima Madre en el camino del Calvario.

Forzoso nos es renunciar a la semejante dicha de tener al menos un retrato auténtico de Jesús. Solo en el Cielo nos será dado ver a Jesús cara a cara y conocer sus sagrados rasgos y su personalidad por entero. Pues, ni los Evangelios, ni los demás libros del Nuevo Testamento, ni los escritores eclesiásticos más antiguos –concluye el escritor Fillion– nos han transmitido noticias ciertas sobre este particular.

Publicación Original en:

http://www.laprensagrafica.com/2016/03/15/como-habra-sido-la-figura-personal-de-nuestro-seor-jesucristo

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

San Pablo (Viernes, 16-06-2017, Gaudium Press) Quien lee los artículos y libros del prestigioso vaticanista, Sr. Andrea Tornielli, puede recrearse pensando en la pintoresca imagen de un camaleón. Y es que sus publicaciones denotan una astuta capacidad para adaptarse al entorno en el que se encuentra y llevar a cabo sus actividades: supo sonreírle a Juan Pablo II, acariciar el pontificado de Benedicto XVI y, al mismo tiempo, ir poniéndolo discretamente de lado, cuando ya andaba cogido de la mano de Francisco...

Recientemente, el señor Tornielli ha publicado un polémico artículo en el blog Vatican Insider, del diario La Stampa: «La doctrina secreta de los "Heraldos": "Plinio Correa incentiva la muerte del Papa"». Teniendo en cuenta el conocido carácter camaleónico del articulista, surgen dos preguntas en relación con esta publicación: ¿qué es lo que pretende? ¿Para qué ambiente está ya anticipando una nueva adaptación?

Es interesante notar que el autor resucita, en el artículo mencionado, denuncias antiguas, muy antiguas, contra el profesor Plinio Corrêa de Oliveira, sobre la veneración que muchos le tenían en vida, y la devoción privada a su madre, Dña. Lucilia. Ahora, Mons. João Scognamiglio Clá Dias, fundador de los Heraldos del Evangelio, es el blanco de los mismos ataques. Son acusaciones ya obsoletas, que fueron todas ellas contestadas y debidamente refutadas según los dictámenes de la más estricta doctrina católica.

Timeo hominem unius libri. Esto es precisamente lo que los lectores de la prensa católica pueden concluir actualmente viendo el grado de conocimiento que tiene el Sr. Tornielli del tema que trata en su artículo: temo al hombre de un solo libro. Y esto no queda nada bien para un articulista de su porte... Vamos a ver por qué.

En primer lugar, podríamos sugerirle al Sr. Tornielli que volviera un poco al pasado de la institución que con tanta vehemencia ataca, y prestase algo de atención en una obra publicada en 1985 -Servitudo ex Caritate- con el parecer del eminente teólogo P. Victorino Rodríguez y Rodríguez, OP. En este trabajo, que nunca fue refutado, el asunto de la Sagrada Esclavitud a Jesús por las manos de María, así como el de los vínculos espirituales entre el Prof. Plinio y sus discípulos -tema que menciona en su artículo-, fueron completamente aclarados para el pasado, para el presente y para el futuro.

¿Y por qué no leer también el libro Doña Lucilia, de 1995, que contiene un elogioso prólogo del P. Antonio Royo Marín, OP, y ha sido reeditado en colaboración con la Libreria Editrice Vaticana en 2013, también en italiano? Su lectura habría sido suficiente para entender que los fundamentos de la devoción a esta gran dama brasileña se basan en su vida, de una virtud impecable, y en la costumbre doblemente milenaria de la Santa Iglesia. Permita que le digamos, Sr. Tornielli, que puede serle conveniente una revisión de sus apuntes de cuando estudió el catecismo, puesto que antes incluso de que alguien sea canonizado, la Santa Madre Iglesia pide que sea reconocida su fama de santidad.

¿Y sobre la devoción al Dr. Plinio? Si al Sr. Tornielli le interesan datos más actualizados, le invitamos a que haga un estudio serio de una obra muy reciente, de 2016, publicada en cinco volúmenes, también por la Libreria Editrice Vaticana, con más de cien mil colecciones impresas, cuyo título es El don de la sabiduría en la mente, vida y obra de Plinio Corrêa de Oliveira. En ese trabajo está detallada la historia del origen, y la fundamentación teológica del tema, que en su artículo trata de manera tan tendenciosa.

Es verdad, sin embargo, que ante el Sr. Tornielli apareció de repente, una inusitada y gran novedad: un vídeo privado, divulgado fuera de contexto y superado por el tiempo, puesto que es de hace un año y medio. Aunque el uso del vídeo está restringido a la institución, fue obtenido ilegalmente por un hombre exaltado en su aversión a la TFP y los Heraldos -siendo él mismo un exmiembro de la TFP-, casado con una señora que es exmiembro del Opus Dei, y que ambos dedican buena parte de su tiempo a atacar a las entidades a las que pertenecían. Y a esta fuente acudió el influyente Sr. Tornielli para buscar su imparcial información...

Se trata del registro de una reunión privada de clérigos, que no implicó en cambio alguno de orientación en los Heraldos del Evangelio, ya sea en su relación con la Sagrada Jerarquía y la sociedad civil, ya sea en su labor con la inmensa cantidad de seguidores del movimiento. El objetivo de la reunión registrada fue simplemente el intercambio de impresiones sobre ciertos fenómenos preternaturales, en un ambiente familiar ameno y distendido. A pesar de ello, unas manos criminales, todavía desconocidas, decidieron maliciosa e inconsecuentemente dar a conocer su contenido a un público que, en su gran mayoría, no tiene conocimientos teológicos suficientes para formarse un juicio adecuado sobre su contenido. No fue difícil, por tanto, crear confusión en sus mentes. Por otra parte, a esas mismas manos no les interesó, por supuesto, divulgar las conclusiones de estos análisis.

Pero ¿por qué el Sr. Tornielli no buscó a los Heraldos para aclarar el asunto? Bien podríamos decir: timeo hominem unius factionis, temo al hombre de las medias verdades, al hombre parcial, al que no sabe y no quiere oír ambas partes.

¿Estará actuando el Sr. Andrea Tornielli solo? No lo sabemos...

Pero podemos afirmar, analizando el artículo del renombrado vaticanista y las circunstancias mencionadas, que está contribuyendo ciegamente a la destrucción de la tan soñada unidad que los Padres del Concilio Vaticano II quisieron llevar a cabo y que tres grandes hombres concretizaron: san Juan Pablo II, Benedicto XVI y Mons. João Clá. Aquí está una manera de arrasar con la doctrina de un Concilio Ecuménico y con la dedicada labor de dos papas -uno de ellos todavía vivo entre nosotros- y un fundador, con quien, según un prefecto de la Congregación para los Religiosos, el cardenal Franc Rodé, ¡la Iglesia está en deuda!

Cui prodest? ¿Quién se beneficia de esta actitud? Ciertamente el mundo católico está desconcertado: esta vez, el tono que muestra el camaleón es tan surrealista, que, hechas las debidas ponderaciones, sigue levantando preguntas en relación con sus diferentes y nuevos tintes:

- ¿A quién representa el Sr. Andrea Tornielli?

- ¿Tiene la intención de causar un cisma en la Iglesia?

- ¿Con qué objetivo?

Por último, aclaradas las falsedades y distorsiones, le hacemos una invitación a que vuelva a un periodismo culto, serio y ético. Los Heraldos del Evangelio consagran a San José, patrono de la Iglesia, su propia defensa, con la certeza de que no van a ser desamparados por el padre virginal de Jesús y esposo castísimo de María. Sin perjuicio de los propios derechos, están dispuestos siempre a acoger con benevolencia la retractación de los calumniadores y a perdonarlos sinceramente, pues no guardan ningún resentimiento.

Heraldos del Evangelio

Fuente: http://es.arautos.org/view/show/87961--cual-es-la-intencion-del-sr-andrea-tornielli-al-atacar-a-los-heraldos-del-evangelio-crear-un-cisma-en-la-iglesia-

 Articulos Relacionados:

Destinado a una mas alta misión

Cuenta el libro del Éxodo cómo la victoria de Josué luchando en defensa del pueblo hebreo dependió enteramente de la oración de Moisés, mas...

2017-06-16 - Evangelio según San Mateo 5,27-32

Y si tu mano derecha es para ti una ocasión de pecado, córtala y arrójala lejos de ti. Mas..

Mas noticias relacionadas...

 

 

 

 

 

 

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

 

En el día de hoy, 7 de julio de 2017, ha aparecido en los medios de comunicación sociales de los Heraldos del Evangelio, una publicación con el siguiente título:

Manifiesto Denuncia – ¿Visita canónica o inquisición farisaica? – Quieren destruir la Iglesia y esto no lo podemos permitir!

Queremos aclarar que este texto es de responsabilidad única, exclusiva y personal de su(s) autor(es), cuya identidad todavía desconocemos. No representa el pensamiento de los Heraldos del Evangelio, y fue divulgado sin el conocimiento de su dirección, sirviéndose indebidamente de la plataforma informática de la Entidad. Se han puesto en marcha las debidas medidas para investigar y aclarar lo ocurrido y, con todo el respeto a la libertad de opinión, disociar los puntos de vista individuales, con la posición de nuestra Institución.

Pe. Hamilton José Naville, EP

Coordinador de prensa y media social

de los Heraldos del Evangelio

Evangelio del día

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana XIX - Ciclo A - Viernes XIX

Serán una sola carne Lectura del libro de Josué 24, 1-13 Josué reunió en Siquém a todas las tribus de Israel, y convocó a los ancianos de Israel, a sus jefe...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana XIX - Ciclo A - Jueves XIX

Perdonen setenta veces siete Lectura del libro de Josué 3, 7-10a. 11. 13-17 El Señor dijo a Josué: «Hoy empezaré a engrandecerte a los ojos de todo Israel, para que...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana XIX - Ciclo A - Miércoles XI…

Si te hace caso, has salvado a tu hermano Lectura del libro del Deuteronomio 34, 1-12 Moisés subió de las estepas de Moab al monte Nebo, a la cima del Pisgá, frente a Jeric&oacu...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana XIX - Ciclo A - Martes XIX

Eres bendita entre todas las mujeres PRIMERA LECTURA Lectura del libro del Apocalipsis 11, 19a; 12, 1-6a. 10ab Se abrió el Templo de Dios que está en el cielo y quedó a la vist...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana XIX - Ciclo A - Lunes XIX

Los hijos están exentos de los impuestos Lectura del libro del Deuteronomio 10, 12-22 Moisés habló al pueblo diciendo:Y ahora, Israel, esto es lo único que te pide el Se&...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana XVIII - Ciclo A - Sábado XVI…

Nada es imposible para el que cree Lectura del libro del Deuteronomio 6, 4-13 Moisés habló al pueblo diciendo:Escucha, Israel: el Señor, nuestro Dios, es el único Se&ntil...

Leer más

Evangelio del Día

Tiempo DTE el año - Semana XIX - Ciclo A - Domingo XIX

¿Por qué dudaste? PRIMERA LECTURALectura del primer libro de los Reyes 19, 9. 11-13a Habiendo llegado Elías a la montaña de Dios, el Horeb, entró en la gruta y pas...

Leer más

Aprobacin

Donacion

Inscribete2

Recen2

© 2016 Heraldos del Evangelio Argentina. All Rights Reserved. Designed By www.studioluckyrabbit.com

SiteLock