abril 2018

Oración al Santísimo Sacramento

Un caleidoscopio de maravillas

Los ojos corporales nos comunican con las realidades naturales. Pero si vivimos en función de las realidades sobrenaturales, a pesar de nuestras miserias, atraeremos la misericordia de la mirada divina.

EL MEJOR FUNDAMENTO DE NUESTRA CONFIANZA

Si quæris cælum, anima, Mariæ nomen invoca… – Invoca el nombre de María, oh alma, si deseas alcanzar el Cielo. Al nombre de María, las culpas huyen, y las tinieblas, el dolor, la enfermedad, las heridas”. Esta sencilla oración, cuyo origen se pierde en las antiquísimas tradiciones de la Iglesia, es una hermosa glosa de la exclamación del salmista, todavía más antigua: “Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo” (Sal 22, 4).

Entradas recientes

¡Bendito el día que la vio nacer!

El hecho más glorioso de la Historia, después de la Ascensión

¿Cómo será el Reino de María?

Irremediable accidente, prodigiosa curación