Cristo en nosotros por la Sagrada Eucaristía

En la comunión, Nuestro Señor Jesucristo entra en contacto con nosotros de un modo muy especial: ¡de alma a alma! Como Padre bondadoso y Médico infinitamente poderoso, quiere perdonarnos y curarnos.

Cuando yo era pequeño, en las clases de catecismo se le preguntaba al niño si creía que Nuestro Señor Jesucristo estaba realmente presente en la Sagrada Eucaristía. Tenía que dar una respuesta que me quedó grabada hasta hoy, muy bonita, como eran las respuestas del catecismo: «Creo que Él está presente en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad».

Para comulgar bien debemos recordar la siguiente verdad: no vemos a Nuestro Señor Jesucristo, pero Él está presente en la Sagrada Eucaristía como lo estuvo en la casa de Nazaret, en Betania —con Marta y María—, en los brazos sagrados de la Santísima Virgen o en la cruz.

Y en la comunión ese mismo Jesús entra en nosotros.

Caro Christi, caro Mariæ»

Nuestra Señora del Santísimo Sacramento – Iglesia de San Claudio y San Andrés de los Borgoñones, Roma

¿Cuál es la fuerza de la presencia de Nuestro Señor Jesucristo en nosotros cuando comulgamos?

Imaginemos a Jesús en el seno inmaculado y purísimo de la Virgen María. Al ser Dios, desde el primer instante de su encarnación poseía inteligencia, mantenía comunicación directa, altísima e insondable con la Santísima Trinidad y recibía continuamente el culto de su Madre, la cual sabía que el Redentor estaba presente en Ella.

Durante los meses de la gestación, Nuestra Señora iba dándole elementos para que su cuerpo fuera constituyéndose y hacía actos de adoración y de amor cada vez más grandes, porque conocía el proceso por el cual Él estaba pasando. La carne y la sangre sagradas de Jesús eran carne y sangre inmaculadas de María Santísima.

«Caro Christi, caro Mariæ», dicen los teólogos: la carne de Jesucristo es la carne de María. La presencia física de Nuestro Señor en el claustro inmaculado de la Santísima Virgen era tan íntima que determinaba como que una interpretación de las almas, así como había una interpretación de los cuerpos. Y eso convertía en extraordinariamente fecunda su presencia, la de Él, para sustentar aún más aquella montaña luminosa y cristalina de santidad que fue Nuestra Señora.

Jesucristo presente en nosotros

La curación de la hemorroísa – Catedral de Almería (España)

Luego por medio de la analogía de la presencia de Nuestro Señor Jesucristo en el claustro de María Santísima podemos comprender qué es la presencia eucarística en nosotros.

El Señor entra en nosotros y, mientras las sagradas especies permanecen en nuestro interior sin corromperse por el proceso de la digestión, existe una acción suya sobre todo nuestro ser. Y como estamos compuestos de cuerpo y alma, Él misteriosamente entra en contacto santificante con nuestra alma. ¡Esa es la bienaventuranza extraordinaria que cada uno de nosotros recibe en el momento en el que comulga!

Para que comprendamos esa acción del Señor sobre nosotros durante la comunión, recuerdo un hecho muy bonito, narrado en el Evangelio.

Jesús estaba andando y una mujer enferma que quería ser curada, al ver a aquella muchedumbre de gente en torno al divino Maestro deseosa de oírlo y verlo o de quedar libre de alguna dolencia, se acercó por detrás y le tocó su túnica sagrada. En ese momento, Jesús se volvió y preguntó: «¿Quién me ha tocado?». Dice el Evangelio que Él sintió que una virtud salió de sí y pasó a otra persona (cf. Mc 5, 25-30).

Es decir, Él percibía que una fuerza —en ese caso, evidentemente, se trataba de una fuerza vital— salida de Él y transmitida a aquella mujer la había curado. Ahora bien, si una persona con fe, al tocar su túnica, podía ser curada, ¿qué significa recibirlo entero en nosotros? Es una gracia que no se puede medir.

Contacto de alma a alma

Imaginemos a una persona que va todos los días a casa de otra para conversar. Si fuera alguien distinguido, preclaro, eminente o santo, honrará aquella casa. Sin embargo, mucho más importante que eso será la convivencia de alma a alma establecida entre ambas. En la conversación, alguna cosa del talento, de la nobleza, de la excelencia, de las virtudes o de la santidad del alma del visitante es comunicada al visitado.

En grado inmensamente mayor, la sagrada comunión nos proporciona esos bienes, porque el Señor tiene con nosotros una convivencia mucho más íntima que la de un visitante en nuestra casa. Entrar en nuestro cuerpo y tener allí ese contacto de alma es como que una interpenetración.

El Evangelio nos habla de las varias actitudes de Nuestro Señor. Aquellas que más me tocan son de dos tipos. Una es cuando se dirige al Padre eterno: sus palabras son lindísimas, humildísimas. Él es Dios, pero también hombre. Y si viéramos a un hombre como nosotros rezarle al Padre de ese modo, con esa humildad y, al mismo tiempo, con esa intimidad, nos sentiríamos sumergidos en ese haz de luz, casi que transportados hacia el interior de la Santísima Trinidad.

Para mí, las oraciones de Nuestro Señor son más bonitas que sus sermones y todo lo que hizo. Es natural, pues al hablarle al Padre eterno le diría cosas más bellas que a los hombres, a los cuales les hizo tan admirables revelaciones que hasta el fin del mundo no se habrá acabado de estudiarlas.

Supongamos también que, además de rezar, mirara y le dirigiera palabras a la Virgen —para mí, es la segunda actitud más tocante. La última mirada del Redentor hacia Ella desde lo alto de la cruz, ¡qué cosa maravillosa! Nunca se comprenderá el esplendor de este intercambio de miradas.

Es necesario, por tanto, que consideremos a quién vamos a recibir y el inmenso honor, el beneficio incalculable que nos es concedido por aquel que así entra en nosotros y se digna establecer con nosotros tal unión.

Bondadosa visita

No debemos quedarnos únicamente con la sensación del honor, sino también de la bondad. Nuestro Señor, en la Sagrada Eucaristía, queda horas y horas solo, encerrado en un sagrario, aislado, en una capilla donde sólo arde la lampara del Santísimo Sacramento. A menudo hay gente que pasa por delante de un templo y nadie se detiene a rezar. Y Él está allí, a la espera de que alguien quiera comulgar. El Redentor, pues, se da a cualquiera, entra en su cuerpo y toma contacto con su alma para hacerle bien.

San Pedro dijo con respecto al Señor esta frase que me pareció muy bonita, de una sencillez y profundidad asombrosa: «Pertransivit benefaciendo – Pasó por todas partes haciendo el bien» (Hch 10, 38). A los lugares donde iba, las personas más pecadoras eran recibidas con bondad. Así, durante la comunión debemos tener la confianza de que Él no es un juez severo, sino un padre bondadoso, un médico infinitamente poderoso y deseoso de perdonarnos.

Mons. João Scognamiglio Clá Días rezando ante el Santísimo Sacramento expuesto en la basílica de Nuestra Señora del Rosario, Caieiras (Brasil)

«Madre mía, preparadme para la comunión»

Antes de comulgar, debemos traer esas consideraciones al espíritu, a fin de recibir dignamente al Santísimo Sacramento.

Y actuará de acuerdo con la condición de esclavo de Nuestra Señora, según la espiritualidad de San Luis María Grignion de Montfort, el que se prepare para la comunión en unión con Ella, pidiéndole las gracias necesarias.

Así es como me preparo, diciéndole a la Santísima Virgen: «Madre mía, preparadme para esta comunión, poniéndome en el alma todas las buenas disposiciones, todas las buenas ideas, todos los buenos impulsos, para que tenga presente el inmenso honor que recibiré. Porque rezasteis, vuestro Hijo vendrá a mí».

En unión con Nuestra Señora todo se consigue

Extraído, con pequeñas adaptaciones, de la revista «Dr. Plinio».
São Paulo, Año XIII. N.º 144 (mar, 2010); pp. 16-18.
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Entradas recientes

¡Bendito el día que la vio nacer!

El hecho más glorioso de la Historia, después de la Ascensión

¿Cómo será el Reino de María?

Irremediable accidente, prodigiosa curación