Cooperadores de los Heraldos del Evangelio

¡Ay de mí si no evangelizare! nos comunica San Pablo. Deseamos que Argentina y demás paises sean una caldera de fuego de amor de Dios, por medio del amor creciente a María Santísima, que es el sendero más acelerado, simple y seguro de llegar a nuestro Divino Salvador, según nos enseña el enorme San Luis María Grignión de Montfort.

Para eso son permanentes las visitas a colegios, Hogares geriátricos, hospitales, prisiones, conjuntos de familias y comunidades rurales con la presencia augusta y materna de la imagen de Nuestra Señora del Inmaculado Corazón de María. Y además poseemos tutoriales de Mariología, consagración a Jesús a través de Maria, para crecer espiritualmente y de esa forma poder transmitir a nuestros hermanos.

Los Cooperadores de los Heraldos del Evangelio conforman una parcela de gente casada mayormente, que sin dejar de cumplir ejemplarmente sus obligaciones de estado y expertos, consagran todo su momento de libertad para evangelizar, empezando por sus familias, en su vecindario, red social y afuera, llevando el ejemplo, buenos consejos y en muchas oportunidades asistencia material a nuestros hermanos más necesitados.

Somos un grupo supra parroquial, que trabaja en muchas Parroquias, ofrecemos consideración a la acción pero ésta debe estar enlazada y empapada de vida interior, oración, adoraciones al Santísimo Sacramento, vigilias y vida de contemplación. Asumimos como nuestro lema: Reza et labora, oración y acción.

Aspiramos a la santidad evangelizando y deseamos llevar a cabo situación, en nuestros días, lo que Nuestra Señora prometió en Fátima: ¡POR FIN MI INMACULADO CORAZON TRIUNFARÁ!