Monseñor João Scognamiglio Clá Dias

EP, es Canónigo Honorario de la Basílica Pontificia Santa María la Más grande en Roma, y principal creador de la Organización En todo el mundo Privada de Leales de Derecho Pontificio Heraldos del Evangelio, de la Sociedad Clerical de Vida Apostólica Virgo Flos Carmeli y de la Sociedad Femenina de Vida Apostólica Regina Virginum.

Actualmente es el Superior General de Virgo Flos Carmeli y de los Heraldos del Evangelio. Natural de San Pablo, Brasil, surgió el 15 de agosto de 1939, solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora.
Sus padres, Antonio Clá Dias y Annitta Scognamiglo Clá Dias, constituían una familia de inmigrantes de europa (el padre era español, originario de Cádiz y la madre italiana es natural de Roma) en la cual la fe católica heredada de sus superiores era aún muy viva.

Ese vigor de la fe se expresó desde temprano en el joven João, quien desde los bancos institucionales procuraba ordenar con sus colegas un movimiento para ofrecer a los adolescentes una orientación virtuosa a su vida.

Hizo parte activa de las Congregaciones Marianas e ingresó el 23 de mayo de 1956 en la Orden Tercera del Carmen de los Padres Carmelitas de la vieja observancia, en la misma localidad de San Pablo, hecho que marcó su historia. Logró sus estudios secundarios en el Colegio Estatal Roosevelt y de Derecho en la clásico Facultad del Extenso de São Francisco de San Pablo.

A lo largo de el tiempo de sus estudios superiores sobresalió como activo jefe universitario católico en los convulsionados años que precedieron a la revolución de la Sorbonne en mayo de 1968.

Viendo que la música sería un eficiente medio de evangelización, perfeccionó sus entendimientos con el reconocido maestro Miguel Arqueróns, regente de la Coral Paulistana del Teatro Municipal de San Pablo.

Su profundo deseo de dedicar la vida al apostolado en la fidelidad al Magisterio de la Cátedra de San Pedro, sumado a la viva conciencia de la necesidad de un profundo conocimiento doctrinal, lo llevó a hacer estudios teológicos tomistas con enormes catedráticos de Salamanca (España) como el P. Arturo Alonso O.P., el P. Marcelino Cabreros de Anta C.M.F., el P. Victorino Rodríguez y Rodríguez O.P., el P. Esteban Gómez O.P., el P. Antonio Royo Marín O.P., el P. Teófilo Urdánoz O.P. y el P. Armando Bandera O.P. Como demostración de profundo agradecimiento con sus profesores, divulgó años luego las biografías de numerosos de ellos con ediciones en España y los Estados Unidos:

“Antonio Royo Marín, maestro de espiritualidad, brillante predicador y popular escritor”,

“P. Cabreros de Anta CMF, estable pilar del Derecho Canónico en nuestro siglo”.

Se configuró en Filosofía y en Teología en el Centro Universitario Ítalo-Brasilero, de São Paulo; es licenciado en Humanidades por la Pontificia Facultad Católica Madre y Maestra, de República Dominicana, doctor en Derecho Canónico por la Pontifica Facultad Santo Tomás de Aquino (Angelicum) y doctor en Teología por la Facultad Pontifica Bolivariana, de Medellín, en Colombia.

Su anhelo de excelencia lo condujo en 1970 a comenzar una vivencia social en un obsoleto inmueble benedictino de San Pablo.

De sus primeros camaradas ninguno perseveró. No obstante, tras varias adversidades, aquella vivencia consiguió solidez, dando origen al movimiento de evangelización comandado por Mons. João Clá. Se multiplicaron, desde el foco originario, viviendas de vida social donde sus integrantes se dedicaban a la oración y al estudio, como elaboración para la acción evangelizadora.

Jurídicamente tomó la forma de una Organización Privada de Leales,Heraldos del Evangelio en la diócesis de Campo Limpo (Brasil). Y como resultado de su instalación en otros 20 países fue conocida por el Pontificio Consejo de Laicos el 22 de febrero de 2001 como una Organización En todo el mundo de Derecho Pontificio, que hoy prolonga sus ocupaciones a cerca de 70 países en los cinco continentes.

Mons. João Clá Dias es el principal creador y de hoy Presidente General del los Heraldos del Evangelio. Organizó además la rama femenina de los Heraldos, a la cual aplicó -de forma similar pero separada de la rama masculina- el ideal de vida social como medio para lograr la santidad y preparase mejor para la meta evangelizadora.

De esta rama femenina de los Heraldos, surgió después la Sociedad de Vida Apostólica de Derecho Pontificio Regina Virginum, conocida como Sociedad de Vida Apostólica de Derecho Pontificio el 4 de Abril de 2009 por S. S. Benedicto XVI.

El deseo de una más grande distribución al Señor y a los hermanos, llevó a Mons. João Clá a prepararse para el ministeriosacerdotal adjuntado con algunos de sus camaradas.

Siendo la Orden del Carmen uno de los remotos orígenes de los Heraldos del Evangelio, Mons. Lucio Angelo Renna, prelado carmelitano Obispo de Avezzano (Italia), fue en su instante quien acogió los primeros curas de esta Asociación.

Fueron organizados presbíteros adjuntado con Mons. João Clá el 15 de junio de 2005 en la Basílica del Carmen en San Pablo, donde 50 años atrás éste comenzara sus ocupaciones al servicio de la Iglesia y de sus hermanos. La ceremonia de ordenación fue honrada con la presencia del Cardenal Claudio Hummes, siete obispos y setenta curas que concelebraron.

Mons. João Clá constituyó con estos primeros curas de los Heraldos del Evangelio la Sociedad Clerical de Vida Apostólica de Derecho Pontificio Virgo Flos Carmeli, aprobada el 4 de Abril de 2009 por S. S. Benedicto XVI. En la actualidad Mons. João Clá es su Superior General.

Escribió además proyectos de enorme divulgación (algunas llegando a exceder el millón de ejemplares) publicadas en portugués, español, inglés, italiano, francés, polaco y albanés:

“Fátima, aurora del tercer milenio”, “Fátima, Por fin mi Inmaculado Corazón Triunfará”, “El Rosario, la oración de la paz”,

“Sagrado Corazón de Jesús, tesoro de amabilidad y amor”, “Medalla Milagrosa, historia y celestial promesa”, “Viacrucis”, “Jacinta y Francisco, preferidos de María”, “Oraciones para el día-día”, “Madre del Buen Consejo”, “Doña Lucilia” y “Comentarios al Reducido Trabajo de la Inmaculada Concepción ”.

La proposición doctoral en Derecho Canónico se titula “Génesis y avance del Movimiento Heraldos del Evangelio y su reconocimiento canónico”, y la de Teología, “El don de inteligencia en la cabeza, vida y obra de Plinio Corrêa de Oliveira”.

Es principal creador y columnista recurrente de la revista Heraldos del Evangelio que se publica en portugués, español, italiano e inglés con un tiraje de algo bastante más de 800.000 ejemplares y en la cual mantiene desde el 2002 su parte “Comentarios alEvangelio”.

Mons. João Clá además estimuló y apoyó la publicación de la revista académica “Lumen Veritatis” de la Facultad de los Heraldos del Evangelio que salió a luz en octubre de 2007 y de la cual es de todas formas columnista recurrente.

Para la formación intelectual y doctrinal de los Heraldos del Evangelio Mons. João Clá fundó el Centro Filosófico Aristotélico-Tomista (IFAT) y el Centro Teológico Santo Tomás de Aquino, para la rama masculina, y el Centro Filosófico-Teológico Santa Escolástica para la rama femenina. Para alentar el surgimiento de vocaciones entre los adolescentes alentó la apertura de academias secundarias siendo la primera el Colegio Heraldos del Evangelio En todo el mundo, en el Enorme San Pablo.

Para auxiliar proyectos de apostolado en necesidad Mons. João Clá desarrolló dentro de la composición de los Heraldos del Evangelio en Brasil el Fondo de Asistencia “Misericordia” que recolecta donaciones directas. La creación de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, en el Seminario de los Heraldos del Evangelio, en Caieiras, Enorme San Pablo, Brasil, fué hasta la actualidad su más reciente ejecución, y por medio de su idea fue concluida la creación del Monasterio del Monte Carmelo, Casa Madre de la Sociedad Femenina Regina Virginum.

Mons. João Clá es en la actualidad integrante de la Sociedad En todo el mundo Tomás de Aquino, de la Academia Mariana de Aparecida y de la Pontificia Academia de la Inmaculada Concepción. Fue condecorado por su actividad científica y cultural con la Medalla de Ciencias de México y distinguido con encabezado Honoris Causa por el Centro Cultural Universitario Italo-Brasilero de San Pablo.

El 15 de Agosto de 2009 el Santo Padre Benedicto XVI, como un reconocimiento a Mons. João Clá por la obra desempeñada en pos de la Iglesia, entregó -por manos del Cardenal Franc Rodé, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica- la medalla “Pro Ecclesia et Pontifice”, una de las honras más altas concedidas por el Santo Padre a esos que se distinguen por su actuación en favor de la Iglesia y del Papa.Mons. João Clá es Canónigo Honorario de la Basílica Pontificia Santa María la Más grande en Roma, y Protonotario Apostólico.